Onomástica



Inicio > Onomástica > Antroponimia > Ditalcón

Ditalcón

Antroponimia

De Ditalcón, uno de los integrantes del trío de traidores, corruptos y asesinos, solamente tenemos las noticias referidas al conjunto: que era amigo íntimo de Biriato, que fue seleccionado por éste para integrar la embajada de paz ante Cepión, que mostró su miseria moral aceptando regalos y promesas, que intervino en el crimen perpetrado con premeditación, nocturnidad, alevosía y abuso de confianza, que oyó de boca del inductor aquella inmensa hipocresía de “Roma no paga a los traidores”, que fue enviado a la capital del Imperio a recabar su premio (no consta que acudieran) y que, por último, debió de quedar en la total impunidad. Como se ve, ya dos mil años atrás, en Iberia, la corrupción, el crimen y la impunidad marchaban parejas.

Pero la antroponimia, “estudio del origen y significación de los nombres de personas”, nos va a permitir añadir una nota personal muy interesante. Si Audax era el terrible guerrero, Ditalcón nos va a resultar algo así como “el importante”. Estamos ante una composición ibérica integrada por tres elementos, muy clara y segura. El primero de ellos es dit, derivado del verbo deitu, llamar, convocar, citar, y que traduciremos por convocatoria o llamada; la aparente dificultad entre deit y dit no es tal pues la reducción de diptongos, si bien no excesivamente frecuente en lengua ibérica, tampoco es rara, como vemos en el ejemplo más próximo que hemos podido hallar: deitzalde vale por ordeñar, y ditzale por “que le gusta mamar”. El segundo elemento es algo, fuerza, poder, posibilidades, medios; el enlace o sutura sigue en esta ocasión la norma supletoria de yuxtaposición necesaria, dado que la elipsis al final del primer término, di(t), haría imposible la inteligibilidad del texto; en algo, por otra parte, luce otro de los fenómenos fonéticos característicos de esta lengua, el ensordecimiento de la oclusiva sonora cuando está precedida de consonante continua, de modo que algo > alko. Por último, norma constante de la estructura de la lengua, el pronombre relativo n al final de la composición, que debe traducirse por el que, la que, lo que, los que y las que, seguida en todo caso por el verbo copulativo es, tiene, está, parece…, generalmente elíptico. Dit-alko-n = Ditalcón significa literalmente “el que tiene poder de convocatoria”. Lo dicho: el importante, el que tiene ascendiente o influencia, el gran colaborador.   


Temas: , , , , ,

 

Desarrollo: Interesa.es

© Bienvenido Mascaray bmascaray@yahoo.es

RSS