Toponimia



Inicio > Toponimia > Ibérica > Ierro

Ierro

Ibérica

Cuando la RAE no encuentra en el latín un étimo adecuado para una palabra castellana, inicia un largo recorrido por los léxicos mundiales empezando por los más próximos: griego, árabe, francés, alemán, portugués… Si, con todo, no encuentra nada aparente apunta lo de “origen desconocido”. Todo vale menos acudir a la lengua ibérica que se implantó en los albores del Neolítico y que se fue desarrollando durante no menos de 8.000 años.

Una tesis, sumamente verosímil, afirma que en el origen de las lenguas tuvieron un papel preponderante el lenguaje gestual y las onomatopeyas. Éstas tienen tres componentes: la imitación (del ruido o sonido natural o producido), la repetición y la cadencia. La lengua ibérica exhibe un número grandísimo de onomatopeyas, lo que avala su origen ancestral. Pero no siempre son reconocibles porque experimentan un proceso de sustantivación, de conversión en raíces simples, de perder la repetición y con ella la cadencia. Ban-ban-ban sugiere la idea de acción reiterada, constante, siempre; bar-bar-bar, la del ruido o fragor del agua; tin-tin-tin, la de un sonido metálico; pero se sustantivan y quedan en BAN, constantemente, siempre, o en BAR, ruido o fragor del agua, o en TIN, sonido de una campana.

Es también el caso de PATA (origen desconocido para la RAE). Inicialmente designaba la extremidad inferior de las personas o cualquiera de los cuadrúpedos. La lengua ibérica cuenta con la onomatopeya PA-TA-TÁ/PA-TA-TÁ que expresa la idea de CORRER, con imitación del sonido producido en los apoyos, repetición y cadencia lenta, ligera o rápida según convenga. En el proceso de sustantivación pierde la repetición: PA-TA-TÁ > PATA. Hay una leve traslación semántica entre la accióny efecto de correr y el órgano o miembro que lo ejecuta.

La isla de El Hierro tiene un topónimo falso, mixtificado, fruto de la apariencia y del voluntarismo latinista (latín ferrum). Para hallar el étimo verdadero ayuda bastante la noticia de que los primitivos aborígenes la llamaban ERÓ. La lengua ibérica tiene la voz ERRO, que significa PATA, pie o extremidad de las personas y animales (todos corren). Pero ¿porqué PATA en El Hierro?. Tenemos que acudir a una fotografía de la isla: en el extremo inferior derecho localizamos La Restinga y desde ella, hacia la izquierda y siguiendo la línea costera, aparece el talón del pie y luego la curva que aleja la idea del pie plano; siguen los dedos, giro hacia arriba y nuevo giro a la derecha, con el plano superior de los dedos y el empeine; giramos hacia arriba ascendiendo por un tramo de la pierna, transitamos al lado opuesto para tomar una línea descendente que dibuja la pierna y vuelve a La Restinga. Similar visión obtendremos si giramos la imagen 90º, con la playa de Verodal al norte y Tamaduste al este; la línea recta que une Tamaduste con La Restinga será ahora la planta del pie, y a partir de la última, hacia arriba, queda dibujado el talón y el primer tramo de la pierna.

La diptongación e > ie no entiende de étimos y se produce tanto en voces de origen latino (metum > miedo) como ibérico , de modo que ERRO > IERRO. La traducción es “LA PATA” y, por una vez, no es necesaria la comprobación sobre el terreno de la interpetación hallada “en laboratorio”.


Entradas relacionadas


  • No Related Post
 

Desarrollo: Interesa.es

© Bienvenido Mascaray bmascaray@yahoo.es

RSS