Toponimia



Inicio > Toponimia > Altoaragonesa > Batisielles (151)

Batisielles (151)

Altoaragonesa

 

“En la carretera del Espital de Benás y a la altura del puente de San Chaume, tomar un desvío a la izquierda por pista al valle de Estós. En 1 km. parking y barrera en la pista. Desde el mismo parking tomar la senda escalonada que asciende hasta la pista y continuar remontando el valle por el bosque. En 30´ cruzamos la palanca paso a la orilla derecha del río Estós. La pista continúa en buen estado hasta la cabaña de Santa Ana (refugio en buen estado)…desvío de Batisielles, después de pasar la cabaña de Santa Ana. La senda sube rápida entre el bosque y en ocasiones, aprovecha algunas tiraderas de madera, que ascienden por la máxima pendiente. Una vez que ganamos altura, el camino se suaviza, cruzando al otro lado del río Batisielles por una palanca y subiendo la parte final del bosque mediante cortas eses. Es uno de los caminos más bonitos a visitar en el Valle de Benás. Fuerte pendiente que se ve compensada por el idílico paisaje de los ibones de Batisielles, con la Aguja de Perramó como telón de fondo. Unas 2 h. 30´ “.Benasque-Vall de Benás, de Editorial Pirineo.

Por su parte, Santiago Broto Aparicio, El valle de Benasque, pág.122, nos describe así el paraje: “A diferente altura, los dos lagos de Batisielles; ambos en el centro de un conjunto de rocas, torrentes y tupidos pinares; en sus orillas –expresa Curiá – rodeadas de césped cuajado de flores, crecen los juncos o espadañas, y en su lecho a través de las transparentes aguas se ven, a varios metros de profundidad, las algas y los peñascos. El gran Ibón de Batisielles, en el que señorea la trucha, se halla en una cubeta de roca, al pie del macizo, a 2.260 m de altitud, y en sus oscuras aguas se reflejan los verdes pinares y los cobrizos perfiles de las montañas, mientras que, a su alrededor, un festón de plantas semiacuáticas, lleno de flores amarillas y blancas, se prolonga por los cercanos praderíos. Yo jamás había visto – afirma Fontana – tantas y tan diversas flores de montaña, como en Estós, desde el ranúnculo de las cimas, a las cactáceas del fondo del valle, lleno éste además de bellísimos lirios, diminutos pensamientos y margaritas de diversos colores. Abundan los arándanos, pequeños y dulces, con sus negras bayas y sus flores rosadas, y entre el tapiz herboso, florecen en grupos anémonas y gencianas y, cerca del agua, alguna mata de narcisos. El pálido y bello azul de las gencianas no he podido verlo igual –dice – ni en los mares ni en los cielos”. Añadiremos, por nuestra parte, que el entorno de Batisielles y, en general, todo el valle de Astós, ha sido importante zona ganadera de vacuno, y que las orillas bajas de los ibones facilitaban el acceso de las reses para beber en sus aguas.

Batisielles es un topónimo que contiene la el nombre iz (pronúnciese is), agua. Pero respecto de ella, los lingüistas chapuceros e irreflexivos, empujados por el parecido o semejanza como único acerbo científico, han dicho verdaderas atrocidades, tales como que se trata de una raíz indoeuropea y, afinando, céltica; que está presente también en el hidrónimo Ésera, que se extiende por casi toda Europa, lejos, por supuesto del área ibero-etrusca, y no me sorprendería que cualquier erudito de la margarita se topara con ella en China o en las Islas Malucas. Viniendo a un discurso riguroso, digamos que Azkue, Diccionario Vasco-español-francés dice que iz es un radical que significa agua; y analizando total y sistemáticamente las composiciones o derivaciones que, en apariencia, lo contienen, certificamos su presencia en Isuela, iz-ola; en Isábena, iz-aba-en-a; Barbarisa, bar-bar-iz- a; Pareis, pare-iz, y otros muchos, además de Batisielles. En éste, el sustantivo iz viene precedido del adjetivo calificativo bati, en calma, tranquila, quieta; el encuentro bati-iz se resuelve con elipsis al final del primer término por encuentro de vocales igualas, bat(i)iz o batis. Por último, el término “ganadero” por excelencia, elez, variante de ele, rebaño o ganado (Ver Aragúells, Baells, Miargüells, Fangonielles, Sincorgüelles, Serisueles, etc.). La unión batis-elez se efectúa mediante yuxtaposición necesaria (bati(s)ele >batele, haría incomprensible el texto). La composición ya completa  Batiselez ha sufrido dos leves modificaciones: la palatalización de /l/ (Batiselles) no descartable ya en época ibérica, y la diptongación (ésta de origen románico) de la primera e, dando el actual Batisielles. El significado, sumamente exacto y expresivo del interés ganadero de nuestros antepasados (recordemos lo dicho en Ordesa), “el agua quieta de los ganados”.


Temas: , , , ,

 

Desarrollo: Interesa.es

© Bienvenido Mascaray bmascaray@yahoo.es

RSS