Toponimia



Inicio > Toponimia > Ibérica > Balagari

Balagari

Ibérica

Balaguer, capital de la comarca de La Noguera (Lleida) es uno de los topónimos más fáciles que he visto en mi vida. Consta de un nombre, BALA, haz o gavilla, al que se une otro en función de complemento nominal, GARI, trigo. Significa por tanto “haces o gavillas de trigo”. No tiene ni siquiera una elipsis al final del primer término que lo altere, pues BAL(a), que también significa haz o gavilla, tiene otras acepciones (ráfaga, cesta, criba…) que pueden producir confusión: yuxtaposición, caso a).

La documentación histórica es igualmente rotunda: En el año 1.090, “in termino de Balagarii”; en el 1.091, “civitatis Balagarii”; en 1.075, “Balagarium”. Pero, de inmediato surge la desasimilación a-a-a > a-a-e y la pérdida de la vocal átona final: “Balaguero” y “Balaguer”.

La fidelidad descriptiva es plena. Hoy en día: “Matorral, encina y quejigo. Forrajes, hortalizas, frutales, cereal y olivo”. Pero los primitivos regadíos ibéricos con aguas del Segre forman hoy una tupida red (Canal de Urgell, Canal de Sio, acequia de Menarguens…) que han propiciado  los forrajes, hortalizas y frutales en detrimento del cereal de secano. La situación anterior se recoge en “Viaje a la Cataluña de los iberos” de Carlos Garrido, página 76, que hablando de los ilergetes dice: “Se trataba de un territorio dedicado al cultivo extensivo de cereales”, y que Tornabous era “un gran centro productor de cereales”.

Resulta increible que con todo ésto las dudas y disquisiciones mantengan oculya la verdad. Pancracio Celdrán, por ejemplo, aduce el étimo catalá, bàlec, aliaga. Joan Corominas, Onomasticon, V, página 315, en un trabajo superior diez veces en extensión a éste, acabe preguntándose: “Cèltic tanmateix? Sorotàptic?”. Mi opinión es que, con carácter general, falta:

- el conocimiento de los fundamentos de la lengua ibérica

- la posesión de un léxico ibérico siquiera básico.

Con carácter no general (excluyendo evidentemente a Joan Corominas y algún otro autor) se manifiesta en esta cuestión aquello de “quod natura non dat, Salmantica non praestat”. ¿Incapacidad?, ¿voluntarismo?, ¿ambas cosas?, ¿algo más?.


Entradas relacionadas


  • No Related Post
 

Desarrollo: Interesa.es

© Bienvenido Mascaray bmascaray@yahoo.es

RSS