Toponimia



Inicio > Toponimia > Altoaragonesa > Astún – 324 (b)

Astún – 324 (b)

Altoaragonesa

“Valle del término de Jaca (Huesca). Situado a más de 1.700 m de altitud en el Pirineo central, entre el monte de La Raca y la frontera con Francia … Tiene origen glaciar y es atravesado por el río Aragón, que nace en los ibones de Astún y Escalar. Terrenos constituidos por pizarras del Paleozoico. Clima alpino muy húmedo; temperaturas medias inferiores a -2º en enero y a 14º en julio; las precipitaciones medias superan los 1.600 mm. Vegetación de pastos de montaña, aprovechados en verano por cabaña ovina. Cuenta con pistas de esquí…” (Gran Enciclopedia de España). Esta misma obra, en entrada distinta, habla de Astún como “ibón del término de Jaca. Situado en el valle pirenaico homónimo, cerca de la frontera con Francia, a más de 2.000 m de altitud. Posee una superficie de 23.000 m2. Surgido en las glaciaciones del Cuaternario. Junto al ibón de Escalar da origen al río Aragón …”. Por su parte, A. Castán (entrada Puerto Astún en Lugares del Alto Aragón) nos facilita algún dato complementario: “Estación de esquí que censa 7 habitantes, en la cabecera del valle de Canfranc, en sector denominado valle de Astún, cuyas escorrentías originan el río Aragón. Es la más joven -1.974- de las estaciones y su alto índice de innovación prolonga la temporada esquiable. Tiene 48 pistas, comprendidas entre 1.650 y 2.334 m de altitud, cima de La Raca, con 40 kms. esquiables. Además, pista para snowboard y trampolín de saltos. En verano funciona telesilla de aproximación al cautivador ibón de Las Truchas. Circuito hispano-francés de Somport –esquí de fondo-. Dolmen de Las Truchas, monumento funerario de la Edad del Bronce”.

Resulta de lo anterior que el topónimo Astún se refiere a un ámbito doble: primero, al Valle de Astún en su conjunto; segundo, al rincón oriental del mismo en el que se aloja el ibón de Astún o de Las Truchas. La descripción que contiene el topónimo vale por igual para ambos, por lo que no haremos cuestión importante. A esa descripción se acerca más que nadie Santiago Broto cuando dice en El Pirineo aragonés : “El valle … tiene la forma áspera de un circo despoblado de vegetación arbórea, y en sus diversas terrazas solamente crecen los pastizales”. Pero es necesario avanzar un paso más: no se describe en el topónimo el fondo del valle herboso, “el que es como una boca o tiene forma de boca” (ver Aragón, nº 301 de esta serie) sino el reborde montañoso que lo domina y encierra. En efecto, partimos del extremo sur de esa boca, antes de que se abra la garganta, desde el Puente del Ruso por ejemplo; tomamos dirección NE bordeando la cima del Monte La Raca hasta acceder a la cumbre del pico de este nombre, de 2.284 m; continuamos en esa dirección, siempre por alturas superiores a los 2.100 y 2.200 m, con Prado Blanco y el complejo turístico abajo, a nuestra izquierda; alcanzamos la línea fronteriza entre el pico Malacara (2.269) y el collado de Astún (2.189); ahora la dirección gira al NO, hacia el pico de Astún (2.279) y la Vuelta de Enmedio (2.288) que tienen a sus pies el ibón de Las Truchas o de Astún; la línea de frontera sigue por el Col des Moines hasta situarse debajo del pico Des Mines (2.379 m), punto en el que gira al SO, hacia los picos Escalar y Belonseiche, que dominan la cubeta rellenada por el ibón de Escalar y otros menores; proseguimos por el pico de Benou, col y pico de Arnousse, y ya con dirección S hacia el puerto de Somport y Candanchú. El reborde, en su conjunto, presenta un aspecto abigarrado, prieto de cimas y peñascales, espectacular especialmente cuando, libre del manto de la nieve, luce hasta el agobio el manto mineral.

Astún es una derivación –raíz más sufijo- de la lengua ibérica sumamente clara. El primer elemento, en este caso raíz, es el sustantivo astui, peñascal (recordemos Alastuey). A él se aglutina el sufijo locativo –une, -gune o –kune, lugar de, terreno abundante en. La acomodación muestra elipsis al final del primer término: astu(i)une, de lo que se sigue encuentro de vocales iguales. Estamos ante un ejemplo más de la rica familia de topónimos ibéricos terminados en –un, sobre la cual cayó la cantinela del expansionismo celta que se basa en la supuesta presencia del sufijo dunum de tal origen. Recordemos algunos testimonios –ya muy antiguos en mi obra- como Elarún (Rl Run), Estirún, Larún, Naspún (todos ellos en mi obra iniciática El misterio de la Ribagorza); o los aparecidos en esta serie: Berdún, Mascún, Rapún, Secorún … Así pues, Astún puede traducirse por “lugar de peñascales”, o bien, “el terreno abundante en peñascales”

 


Entradas relacionadas


  • No Related Post
 

Desarrollo: Interesa.es

© Bienvenido Mascaray bmascaray@yahoo.es

RSS